La Casita Simple  es una alternativa inmediata de vivienda,  que le permite a la gente retomar la vida familiar en un solo día y de esta manera retornar a las actividades productivas y familiares. Las Casitas Simples  se pueden armar en aproximadamente 3 horas con la mano de obra de 4 a 6 personas locales  y la supervisión de una persona entrenada. Se utiliza una estructura de bambú gigante, con un altísimo grado de resistencia  y de elementos de alta tecnología como es el plástico reflectivo resistente al sol, las paredes son de tela plásticas para proveer de privacidad.

La cubierta plástica tiene una duración de aproximadamente 1 año y cuenta  con una  cara exterior de color blanco  nieve,  que refleja 95% de la  radiación solar y una  cara interna negra, para crear sombra y absorber la energía reflejada desde el piso, de esta manera se  genera un ambiente fresco.  El cambio de la cubierta, a una nueva, dura apenas 30 minutos y el costo es mínimo. El diseño es progresivo porque permite a los beneficiarios utilizar la estructura de bambú como base sólida de una casita de mediana o larga duración.