En colaboración con Fundación Telefónica y su proyecto  Vacaciones Solidarias, CAEMBA desarrolló dos modelos de aulas escolares: Uno pensado para un uso a largo plazo y otro para aplicaciones emergentes. Ambos modelos priorizan la ventilación y la entrada de luz natural.
El modelo de largo plazo cuenta con un cielo raso de tablas de  bambú picado colocadas en forma de arco y empernados a la estructura principal para así dar mayor resistencia a la construcción y un aislamiento térmico. También se enlucen las paredes por la parte exterior para mejorar su resistencia a las condiciones climáticas.  La parte interior de bambú visto crea un espacio natural muy amigable para los niños y jóvenes.